En lo que será el último comentario editorial de este año 2016, el día de hoy quiero hacer un reconocimiento al equipo de desarrollo de software de CITI Value in Real Time.

Gracias a una iniciativa del Consejo de Software de Monterrey empujada por el Dr. Fernando Jaimes Pastrana y con el apoyo de la empresa Proxor, “spinoff” de Carnegie Mellon University, nuestra empresa participó con una muestra heterogénea que representa a su equipo de desarrollo de software, misma que tomó el Proxor Software Developer Examination Java Exam.

La prueba de Proxor busca ofrecer un mecanismo simple y confiable para que las empresas midan la preparación de sus candidatos, practicantes y empleados en el área de desarrollo de software y así puedan establecer planes de mejora y desarrollo del recurso humano.

Pues bueno, el equipo de CITI evaluado se encuentra en tercer sitio, abajo de Europa del Este (lugar 1) y Malasia (lugar 2), mismos que a nivel global ocupan las mejores posiciones en esta prueba, en donde ocupamos un lugar superior al de México e India.

12dic-07-grafica

Aunque el objetivo de Proxor no es el establecer un “ranking”, el contar con datos de otros países permite realizar un benchmarking, pero lo más importante es poder establecer un plan de desarrollo.

Espero que continúe este esfuerzo del Consejo de Software Monterrey y más empresas y universidades se sumen a él.

Dicho lo anterior, uno de los temas complicados en desarrollo de software está en el que se requieren procesos, sean ágiles, en cascada, de madurez y se necesita seguir con disciplina el proceso. Digo complicados porque seguir los procesos es un tema de disciplina y eso en algunas culturas no se nos da de manera natural, la otra parte complicada es que también tiene que ver con un tema del “management”.

Muchos ejecutivos con tal de llegar al resultado, tienden a tomar atajos que sólo conducen a que el resultado no sea el adecuado. Además de que gustan usar técnicas de administración de la era industrial.

Es por ello que si queremos ser empresas del Siglo XXI y estar en la era de la transformación digital, en donde sean los servicios digitales  que descansan en software y que estos nos distingan, tenemos que poner mucha atención a entender y explicar el proceso de desarrollo de software, ya que no es solamente un tema de habilidades, talento y capacidad – que claro ayudan, sino de madurez y de procesos. En este tema nos falta mucho, sobre todo en una economía de átomos, en donde el clásico “carrot & stick” es lo que se sabe usar – y que en actividades físicas sí funciona, pero que con el talento funciona al revés (leer Drive, Leadership, Teamwork and Trust: Building a Competitive Software Capability, y The Progress Principle).

Creo que como país tenemos una gran oportunidad en desarrollo de productos de software y considero que tenemos las habilidades para lograrlo. Así que tal y como empresas globales como BBVA y GE buscan ser empresas de software, tenemos que trabajar a nivel ejecutivo en estos temas (conviene que lean los artículos de BBVA y GE).

Que tengan un muy buen día, nos leemos el próximo año 2017 y que tengan felices fiestas de temporada.

P.D. Dado lo que hizo SoftBank y pretende hacer Foxconn (leer las notas más adelante en la sección de Mundo de la Tecnología), además de lo que sucedió en días pasados con Carrier y Ford, creo que ya sabemos como hacerle para la negociada con el líder de nuestro vecino del norte, todo es cosa de hacerle sentir que logró algo y que salga en los medios como el campeón (o al menos que lo pueda “Twittear”), no importa que tan cierto o no sea lo que logró. La realidad supera la ficción.

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Author

admin

Comment (1)

  1. Diego Zenizo
    7 diciembre, 2016 Responder

    Felicidades David, tercer lugar GLOBAL, no está mal.

    No se me había ocurrido que existiera un examen normalizado para medir las capacidades de programación de candidatos, me interesó.

    Para SAP aplicabamos una “torito” de programación, pero lo calificabamos a mano y al criterio del calificador. Una cosa que encontramos es que los candidatos “estudiaban” de antemano el problema y era difícil estar cambiando al prueba para que fuera normalizada y diferente…

    Me sorprende Malasia y algunos otros que parecen en la tabla, Rwanda, por ejemplo.

    Saludos

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *