Ya estamos próximos a que el iPad Pro llegue al mercado, los medios especulan que para el 11 de noviembre estará disponible para compra, en México en el sitio de Apple sólo mencionan que estará disponible en Noviembre. Hoy hablaremos de lo que esperamos del iPad Pro.

Entremos en materia, ¿Qué es lo que espero del iPad Pro?:

  • Mejor velocidad
  • Mejores gráficos
  • Ligera
  • Arranque rápido de las apps
  • Siempre encendida
  • Flexibilidad de uso por contar con 3D Touch, Apple Pencil y Smart Keyboard.
  • Aceptación en el mercado empresarial y de profesionales

Ahora bien, ¿el mercado la necesita?

Como en muchos de los productos de Apple al ser lanzado y en eso consiste la genialidad de la empresa, busca satisfacer necesidades no expresadas en sus clientes. Así pasó con el iPod y el iPhone, el mercado y sobre todo la competencia no vieron que existía una necesidad no expresada de esos productos. Sí, es cierto, los inventores del reproductor de medios MP3, del smartphone y de la tableta fueron otros, pero el innovador de estos productos es Apple; recordemos que una cosa es invención o otra innovación y para la innovación debemos considerar la comercialización exitosa del producto y su llegada al mercado masivo. Al final del día, muchas cosas deben suceder para que una buena invención tenga éxito. Desde el punto de vista conceptual, la más importante es que no tengamos miedo a fallar, perseveremos y reconozcamos que todos podemos innovar.

Hemos visto ofrecimientos de tabletas para profesionales, por ejemplo, de Microsoft en donde la Surface Pro contó con un teclado antes de que Apple lo hiciera (de hecho algunos se refieren al iPad Pro como el iPad Surface) y ahora con la Surface Book, Microsoft hace un experimento de tener una laptop que pueda usarse como tableta (es de aplaudir el experimento de Microsoft con la Surface Book, sin embargo tiene sus “glitches” y además consume mucha batería bajo carga normal, un tema que para las tabletas y laptops es crítico).

El principal reto radica en que a diferencia de la laptop, el teclado de una tableta no te permite sostener la tableta completa ni ponerla de manera cómoda en las piernas. Además de que la característica “touch” para aplicaciones como la hoja electrónica de cálculo puede ser un reto, de allí que Apple haya cambiado su opinión respecto a contar con una pluma o en el caso del iPad Pro con un lápiz (formalmente conocido como Apple Pencil) y un teclado.

Para aquellos que dibujan a mano libre y profesionales del diseño considero que el dispositivo será una herramienta exitosa. Para todos los que quieren escribir unas líneas y consultar documentos y correos el ipad Pro es una buena opción. El tamaño de la misma será el reto. Pero, al final del día, es una tableta, por lo que deberemos pensar en ella como eso. Es decir, no es un reemplazo para la laptop, es un complemento, la movilidad debe ser el principal atributo en este tipo de dispositivos, así como la batería.

Me gustaría que el iPad Pro, así como el iPhone tuviera una mayor integración con el escritorio, algo más transparente que el “hand-off”, algo como lo que podemos ver a nivel conceptual en la nueva versión de la serie de TV Hawaii 5-0 (de la cual uno de los productores es el mexicano-norteamericano Roberto Orci), en donde Microsoft debe es patrocinador ya que allí podemos ver una Mesa Surface, tabletas, teléfonos y escritorios basados en Windows en donde nos muestran una integración transparente (les digo que a nivel conceptual claro) y donde con un “swipe” envían un documento de un dispositivo a otro, mueven fotos, interactúan. Claro, esto todavía no lo podemos conseguir de manera comercial, aunque McGarret, “Kono” y Chin Ho se la pasen transfiriendo documentos de la mesa a la TV y fotos al celular. Claro que “Danny” no porque es “tecnofóbico”. Claro que del concepto a la implementación existe un buen trecho.

Esperemos que algún día tengamos este tipo de experiencia al usuario, es decir, cooperativa, integrada y transparente. De hecho pienso que Microsoft está más cerca de lograrlo, pero existen otros temas que resolver, como el de conectividad rápida entre dispositivos. Y el más difícil, que las apps también migren porque la propuesta de mover datos es sencilla pero la de mover apps (no quisiera tener que comprar la misma app en todos los dispositivos) puede salir costosa. Apple al tener tecnologías de procesador diferentes, a mi juicio, está más lejos de lograrlo. En resumen, para Microsoft las apps universales pueden ser una ventaja, sin embargo, pueden no serlo.

En el mercado PC basado en Windows existen equipos híbridos o como les decimos por aquí “transformers”, con pantallas que giran, que se desprenden del teclado, que se doblan y esconden el teclado.

El iPad Pro, no es uno de estos equipos. En resumen es una tableta. Apple continuará manteniendo la clara línea entre equipos tableta, laptops y de escritorio. Esto con el fin de no confundir al público y esto lo continuará haciendo hasta que decida no hacerlo (soné al filósofo de Güemes).

Para mí, la principal ventaja del iPad Pro es que además de la versión con Wi-Fi, existe la versión de Wi-Fi + Celular, esto te permite trabajar en donde tengas que hacerlo y en la mayoría de los equipos basados en WIndows es difícil encontrar esta característica. Ya ni en la Chromebook es fácil encontrar la opción de Wi-Fi, no se diga en tabletas Android (yo me quedé con una de Samsung que nunca recibió actualización a versiones más nuevas de Android).

La principal desventaja que veo para el uso del iPad está en las herramientas de productividad como son las Suites de oficina. Sobre todo en las hojas electrónicas de cálculo, si usamos tablas dinámicas o pivote, por ello el teclado es una gran adición, pero continuará el tema de que no existe ratón. Probablemente la alternativa sea cambiar el paradigma del app y allí existe oportunidad de innovar. Desde el Improv no veo que las hojas electrónicas de cálculo hayan hecho mucho por cambiar el paradigma.

En resumen, el iPad Pro no es una laptop, es una tableta. La Surface Book de Microsoft por ejemplo es una laptop, no una tableta. La Surface Pro, también de Microsoft, es una tableta. El mundo se está llenando de dispositivos y creo que cada uno cumple una función, sería deseable, sobre todo para la billetera, el contar con un paradigma unificado, sin embargo los casos de uso son diferentes y en eso está la experiencia de uso. Probablemente el paradigma integrado de uso no venga de Microsoft ni de Apple, sino de algún nuevo jugador que encuentre un nuevo paradigma de interacción, es decir, todavía existen oportunidades.

La principal ventaja de los sistemas operativos para los dispositivos de Apple está en que ya “casi” estamos en la era del “always on”, cosa que con los Sistemas Operativos de Microsoft, salvo los smartphones, todavía no veo que estemos allí.

Para Apple, algo tan sencillo como conectar tu iPhone o iPad a tu monitor, ratón y teclado y convertirlo en dispositivo de escritorio no está todavía aquí. Tampoco de manera nativa está el que tu iPhone o iPad sea un accesorio de tu Mac, es decir que sirva como teclado, ratón o TrackPad (claro, puedes comprar apps de terceros, pero no es nativo). Probablemente en el mundo Apple nunca veamos esto, como les digo, para no complicar la experiencia de uso.

En fin, que bueno que existe competencia, esperemos Apple eleve su nivel de juego. Y del iPad Pro pronóstico que elevará las ventas de la empresa y revigorizará el mercado de las tabletas, pero no las del mercado de consumo, sino las del mercado de profesionales del diseño y el empresarial. A nivel personal creo que las tabletas son un dispositivo de nicho, muy útil, pero nicho al final del día.

Por lo pronto esperemos que el iPad Pro llegue al mercado.

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *