No me gusta sonar como disco rayado (para aquellos que recuerden los discos de vinilo), pero el tema de la regulación para empresas de tecnología y empresas de medios sociales sigue, impulsados por lo sucedido en Nueva Zelanda.

Australia, Reino Unido y ahora Canadá y el comité de libertades civiles de la Unión Europea están empujando sus agendas para regular y asignar responsabilidades a las empresas sobre los contenidos violentos. El que rompió la compostura fue el comisionado de privacidad de Nueva Zelanda quien se refirió a Facebook como “mentirosos patológicos moralmente en bancarrota“.

El tema complicado está en que esto puede conducir a la censura. Creo que los grupos extremistas le han dado a los gobiernos la excusa que necesitaban. Como leí por allí: “¿Cómo, entonces, los terroristas logran dominar los titulares y cambiar la situación política en todo el mundo? Al provocar a sus enemigos a reaccionar de forma exagerada. En esencia, el terrorismo es un espectáculo. Los terroristas organizan un terrorífico espectáculo de violencia que captura nuestra imaginación y nos hace sentir como si estuviéramos retrocediendo hacia el caos medieval. En consecuencia, los estados a menudo se sienten obligados a reaccionar ante el teatro del terrorismo con una muestra de seguridad”.

Y para poner el tema en contexto, he aquí un dato:

“Mientras que en 2010 la obesidad y las enfermedades relacionadas mataron a cerca de 3 millones de personas, los terroristas mataron a un total de 7,697 personas en todo el mundo, la mayoría de ellas en países en vías de desarrollo. Para el americano o europeo promedio, la Coca-Cola representa un riesgo más mortal”.

Así que esperemos que estos temas sean atendidos con una postura que no tenga tantos sesgos. No quiero minimizar el problema, pero al final del día tenemos que actuar con inteligencia. Eso sí, el poder actualmente se ejerce a través de la desinformación.

Por otra parte, en EE.UU. de acuerdo a una encuesta de NBC/WSJ (realizada a 1000 adultos) revela que el 82% de los estadounidenses encuestados piensan que las redes sociales son una pérdida de tiempo y y el 60% no confía en Facebook “en absoluto” para el manejo de sus datos, también significativo que el 57% de los estadounidenses cree que las plataformas sociales hacen más para dividir al país que para unirlo, y el 61% cree que las plataformas tienden a difundir rumores y mentiras. Algo deberíamos reflexionar de estos números. Yo dejé Facebook ya que el ambiente (sigas al que sigas) es de confrontación y desunión, además de desinformación. El FOMO se encuentra presente en mi ser, pero creo que no pasará a mayores.

En fin, tomaré unos días de descanso las próximas dos semanas (aunque este viernes sí tendremos edición) y regresamos el 29 de abril.

Que disfruten de un excelente miércoles.

BitCasting es posible gracias a Insight Level y CITI Value in Real Time.
El número del día de hoy es patrocinado por CoSpace.

Imagen de unsplash.com

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *