Ayer fue anunciada la criptomoneda de Facebook, que será un “stablecoin”, lo que significa que estará respaldada por una moneda fiduciaria (en una “reserva”) y tendrá un intercambio como los metales preciosos o metales industriales (que estará en poder de una asociación que será la que decidirá sobre esas reservas). Estará bajo el paraguas de una organización independiente. Además, la empresa de medios sociales establece una subsidiaria en el sector financiero llamada “Calibra”, la cual estimo yo estará bajo la lupa de los reguladores, así como todo el proyecto. Sobre todo porque las grandes empresas de tecnología parecen ser los chicos malos en las campañas presidenciales de los demócratas y no son muy bien vistas por los ojos de los reguladores europeos; de hecho, el Ministro de Finanzas de Francia ya se pronunció al respecto de Libra.

El tema, pudiera ser importante, no tanto por el impacto de la moneda, sino por el hecho de que una organización con la base de usuarios como la de Facebook, decida entrar a este campamento y además con el apoyo de empresas que le saben al tema de los dineros como MasterCard, Visa y PayPal; quienes junto con otras veintitantas organizaciones están dispuestas a poner de a USD$10 millones cada una para participar en una organización que apoye la iniciativa y que será la que supuestamente defina este esfuerzo; claro que esos USD$10 millones conllevan algo de poder y probablemente mucho retorno.

Las “aspiraciones de Libra son globales y su misión es habilitar una moneda global simple y una infraestructura financiera que empodere a miles de millones de personas”. El proyecto se basa en una cadena de bloques y en una criptomoneda de baja volatilidad, así como una plataforma de contratos inteligentes que en conjunto buscan crear una nueva oportunidad para la innovación en servicios financieros responsables.

En el whitepaper se menciona que actualmente, en todo el mundo, “la gente con menos dinero paga más por los servicios financieros” y es afectada por comisiones, desde las remesas y los costos de transferencia de fondos hasta cargos en los cajeros. Además, los préstamos al día pueden cobrar tasas de interés de hasta 400% o más de forma anualizada. Es por ello, indica el documento, que cuando se le pregunta a la gente por qué permanecen fuera del sistema financiero, indican que no tienen suficientes fondos, que las comisiones son altas e impredecibles y que los bancos están muy lejos, así como el no tener la documentación necesaria para tener una cuenta bancaria. Además, reconoce el documento que los sistemas de blockchain existentes todavía tienen que alcanzar al mainstream, debido a la volatilidad de las criptomonedas o a la falta de escalabilidad.

Para los desarrolladores, existe este documento de 29 páginas, que describe el blockchain Libra. Además, cuenta con un leguaje llamado Move. El Blockchain Libra está impulsado por software de fuente abierto. El ciclo de vida de una transacción se describe aquí.

“El proyecto busca colaborar e innovar con el sector financiero, incluyendo a los reguladores y expertos a lo largo de una variedad de industrias buscando de esta forma un marco de referencia sustentable, seguro y confiable”, agrega el whitepaper.

Siempre he sido fan de las cadenas de bloques, más no así de las criptomonedas. Y aunque el concepto abierto de esta iniciativa suena muy bonito, esperemos que el pasado de Facebook no afecte el desempeño de este esfuerzo, que generará controversia y pasiones.

Esto me pone a pensar seriamente en el tema de cómo las grandes empresas de tecnología pueden o no ayudar a la competencia o fomentar/inhibir la innovación. Como leí por allí “entrarán cada vez más en el negocio de las otras para impulsar el crecimiento”.

Y claro que, aunque no están directamente en el sector financiero parece que es un objetivo, al menos para Facebook con Libra y Apple con su Apple Card. Probablemente el hecho que no sean considerados bancos pueda ser atractivo para los posibles usuarios, ya que el sector financiero cuenta con una no muy buena fama. Ojalá que el sueño de muchos de que una institución financiera te trate bien no sea un sueño guajiro (aunque hasta este momento no he encontrado alguna que tenga ese objetivo). 

Veremos y diremos, por lo pronto conviene dar un vistazo a los documentos técnicos, pues al ser tecnología de fuente abierto, no existe una barrera de entrada significativa para conocer la tecnología y, desde ese punto de vista, es una oportunidad. Por lo pronto, la iniciativa de Facebook trae mucha cobertura de medios, ya veremos si no se queda en “hype”.

Desde mi óptica, en este tema de los dineros virtuales, el tamaño no siempre importa, lo que sí importa es la confianza, el asunto está en poder poner y tener dinero en el ecosistema y poder sacarlo, así como la facilidad para interactuar con el ecosistema, temas que los que manejan el dinero, normalmente no quieren que sea fácil. Como dicen por allí, la pobreza se cuida sola (“cuida los centavos, porque los pesos se cuidan solos”) y si vives al día, más vale que tengas líquido el dinero. Aunque el efectivo es el peor enemigo de los que menos tienen.

Comparto una idea de Yuval Noah Harari, historiador y autor de libros como Homo Deus y Sapiens, respecto al dinero: “el dinero es un sistema basado en la confianza mutua; no se trata de que cada quien crea en el dinero, sino que crea que los demás creen en el dinero”. En fin, ya veremos la confianza que transmite Facebook en este tema.

Por lo pronto, el presidente de México parece confiar en Facebook e invitó en una videoconferencia a Zuckerberg a que sea socio de México para llevar Internet a las regiones menos favorecidas (al rato también lo van a invitar a participar con su criptomoneda), en fin, así es el mundo global donde existen los que no quieren que sea tan global, pero que al final del día usan la globalización.

Que disfruten de un excelente miércoles.

BitCasting es posible gracias a Insight Level y CITI Value in Real Time.
El número del día de hoy es patrocinado por CoSpace.

Imagen de consumerreports

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *