Editorial

De las oportunidades, la incertidumbre y la volatilidad

Al visitar redes sociales como Facebook, sobre todo en lo que se relaciona con notas respecto a México, abundan las críticas, los malos presentimientos y malos presagios, los que utilizan esta red social, saben a lo que me refiero, sobre todo en el panorama económico y sí, existe una crisis pero es diferente a la del 2008.

En 1994, cuando iniciamos la aventura empresarial, nos tocó una crisis, de hecho, en 1983 cuando me gradué de la universidad me tocó mi primer  crisis económica en México. Durante toda mi vida profesional me han tocado crisis, es por ello que debemos entender que las crisis son oportunidades.

La oportunidad está en pensar, creer, estar convencidos que las oportunidades no son un juego suma cero.  Nadie te quita una oportunidad, no compites contra nadie más, eres tú el que decides no tomarlas. Al final del día, estás compitiendo contra ti mismo.

Es por ello que lo que veo para este 2016 es un año lleno de oportunidades. Donde los factores que más nos causan incertidumbre (y que por lo tanto los vemos como una amenaza), como la volatilidad del peso y los temas económicos externos (la caída en el crecimiento de China por ejemplo o el precio del petróleo) son las nuevas señales del crecimiento.

Nuestros vecinos del norte le han dado la vuelta a la tortilla, aunque tienen retos están mejor preparados que en el 2008 y México tiene una posición geográfica inmejorable.

Las manufacturas seguirán creciendo, nuestra mano de obra es competitiva (no es tan cara como la China) y el dólar seguirá volátil (debemos recordar que la flotación no es novedad, ya tenemos muchos años con ella), por lo que no es un presagio de crisis y destrucción. Nuestra inflación sigue controlada y si regresa, ya sabemos la receta.

No es que sea un convencido de la política nacional, al contrario, lo que sí es que darle a esta una importancia desproporcionada nos hace entrar en una espiral negativa. Y lo que hace crecer es creer en que podemos hacerla, la historia que contamos es una historia que debemos creer y vivir.

Por ejemplo, veo que el estado de Jalisco ya se creyó que son innovadores y que lo sean o no en realidad no es el tema, el tema es que ellos creen que lo son.  Nuestro estado tiene los elementos para ser innovador y crecer en talento.

Para Nuevo León, y nuestro país en general, el principal reto está en entender al talento, viniendo nuestro estado (y nuestro país) de una cultura de átomos, creo que debemos creer en el talento, debemos entender los bits. Y debemos creer en la educación continua, en entender qué es lo que mueve al intelecto y al talento.

Definitivamente tenemos retos importantes, no los debemos ignorar, pero los debemos ver como oportunidades. Esto me llegó de una universidad local:

“De cada 100 alumnos que ingresan a primaria, 21 terminan la universidad y 13 se titulan (Boletín UNAM DGCS-201/Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM. 2013). 20 millones de jóvenes pudieran estar en las universidades, pero sólo el 17% ingresará (World Bank Group, 2014. Dropout in Upper Secondary Education in Mexico. Educational Global Practice Group.). Nuestro potencial en matemáticas es muy bajo comparado con el de otros países de acuerdo a PISA 2012.”

En los medios emprendedores se glorifica a aquellos que no han acabado sus estudios y han fundado empresas exitosas, pero son una pequeña parte de la fotografía, no son toda la fotografía. Muchos de los que están emprendiendo en estos momentos no andan en los movimientos “startuperos”, sino que están chambeando a todo lo que dá. Muchos de los que hemos emprendido tenemos nuestra carrera completa y tuvimos buenas calificaciones, eso sí, todos tomamos riesgos y ese es el tema central de las oportunidades, los riesgos.

Como en todo, el tema es de disciplina, disciplina para pensar positivo, disciplina para trabajar, disciplina para ver las oportunidades, disciplina para ejecutar y actuar.

Existen dos frases que me encantan: “La cultura se come de desayuno a la estrategia todos los días” y “La cultura se come de ‘lonche’ a la estructura”, es por ello que el asunto está en la cultura y esa no es la que está en el “mission statement”, sino en lo que se hace todos los días, es decir en la forma en que vivimos nuestra historia diaria. Cambiar la cultura es todo un reto, pero es una oportunidad de progreso.

El asunto está en creer que tenemos las oportunidades y que esto no es un juego suma cero, de hecho, la creación de la riqueza nunca ha sido un juego suma cero, es un tema de creación, co-creación, colaboración, pensamiento positivo y búsqueda.

Aprendamos a aceptar la incertidumbre y la volatilidad como las nuevas señales del crecimiento y de las oportunidades.

Que tengan un muy buen miércoles.

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *