Uno de los retos actuales de las empresas es el poder balancear el uso de la tecnología de consumo y el de la tecnología empresarial.

Es un hecho que las empresas, en particular las pequeñas y medianas ahora cuentan con acceso a tecnología de un precio más económico. Sin embargo esto presenta retos.

Para el acceso a Internet por ejemplo contamos con enlaces a un precio más accesible, sin embargo el reto es que al contratar servicios de consumo casero, los tiempos de respuesta en caso de fallas son altos. Sí, tenemos acceso a internet de alta velocidad pero cuando se cae el enlace, las cosas ya no son tan bonitas.

Claro, el precio de los enlaces dedicados empresariales no ayuda mucho, en ellos el tiempo de respuesta en caso de falla es menor, pero los costos también se incrementan. Así que es necesario identificar para nuestras empresas los requerimientos de disponibilidad de internet para poder tomar la decisión correcta o al menos poder estar conscientes del riesgo.

Lo mismo aplica para tecnologías como cámaras de vigilancia, servidores de cómputo, lectores de huella dactilar para acceso, smartphones y puntos de acceso inalámbricos. Así mismo los servicios en la nube de consumo (cómo Dropbox, Google, etc) entran en esta categoría y su adopción está en función de la confiabilidad de nuestras redes.

La tecnología de consumo en general es algo bueno, los precios se han reducido, la ha incrementado la disponibilidad, sin embargo tienen sus inconvenientes.

Es por ello que debemos estar conscientes de estos inconvenientes y tener planes para cuando se presenten dichos inconvenientes.

Por ejemplo, mi servicio principal de Internet no está funcionando desde ayer (como me gusta tener independencia para mis experimentos, es un enlace independiente al de la empresa y no es del tipo empresarial) y hasta el día de mañana vendrán a corregirlo, también dejó de funcionar mi enlace secundario (el cual es de la empresa), que es con otro proveedor (y créanme, lo Treviño me saldrá a este respecto). Al que para mí es el enlace dedicado terciario y ese sí es empresarial, es de la empresa, pero a ese no tengo acceso (así que los clientes de la empresa no tienen de qué preocuparse, ese si funciona y además no es el único que tiene la empresa).

Afortunadamente tengo un dispositivo móvil con conexión 4G y es el que me permitió escribir estas líneas. Si, en el día con día ahorro dinero, pero tengo que tener redundancia y de preferencia que sea automática. Claro que existen soluciones para ello.

Recordemos que la disponibilidad en sistemas en serie es diferente a la de la de sistemas en paralelo o redundantes. Así mismo existen planes y procedimientos en caso de incidentes (estos cuestan esfuerzo, pero no necesariamente dinero). En administración de servicios de TI existen herramientas o marcos de referencia como ITIL que nos permiten tener servicios que cumplan con los requerimientos de la empresa.

Que tengan un muy buen resto de la semana.

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *