Antes del Covid-19 las inversiones en tecnología de vehículos autónomos tenían impulso. Sin embargo el panorama parece haber cambiado, aunque desde mi perspectiva la respuesta a la duda de si seguirán las inversiones en este segmento, es que seguirán, depende del tipo de solución, pero en general creo que el tema de la autonomía en los vehículos seguirá avanzando. 

¿A qué me refiero? Desde el punto de vista de movilidad, el panorama es similar al de la industria del automóvil, esto significa que en el mundo post-covid la movilidad podría verse reducida, sin embargo no significa que esta automatización se detenga. Claro que puedo estar equivocado y en esta nueva realidad la gente quiera tener mayor movilidad pero no en transporte público y quiera seguir siendo el conductor, recordemos que el ser humano es predeciblemente irracional.

Aunque también el concepto de transportarse utilizando la tecnología autónoma puede cambiar el concepto de transportarse y con el vehículo autónomo se pueda dar un giro al transporte ofreciendo con la autonomía la posibilidad de hacer otras cosas durante el transporte, es decir ofrecer experiencias, como ver una película, tomar un tour, ir de paseo o ir haciendo trabajo. Es decir, que el Transporte como servicio ofrezca otra experiencia al usuario y no solamente el ir del punto A al B.

Algunas empresas grandes harán alianzas o comprarán empresas para automatizar entregas de mercancías, o buscarán la oportunidad para hacerse de tecnología que no han podido desarrollar. 

Por ejemplo, a principios de este mes VW cerró una inversión por USD$2.6 mil millones en el startup Argo.ai, empresa que también tiene el respaldo de Ford. Ford y VW compartirán el costo de desarrollar la tecnología de vehículos autónomos de Argo AI según los términos del acuerdo. Así que para algunos el área sigue siendo una oportunidad.

Las entregas de productos mediante vehículos autónomos probablemente sigan teniendo un impulso aunque su aplicación para el transporte de personas es en la que tengo mis dudas. Aún es temprano para ver lo que sucederá con el tema, sin embargo veremos consolidación del sector y algunas empresas seguirán invirtiendo. 

En muchos casos el mundo cambiará en los hábitos de transporte en las grandes ciudades, sobre todo si se continua con la tendencia del trabajo remoto. Por otra parte, los scooters y bicicletas eléctricas pueden ser una opción, sobre todo en las grandes ciudades. 

En el mundo de la entrega de productos, allí es donde la cosa pudiera crecer más. También en el tema más amplio de automatización y robótica, sobre todo en centros de abastecimiento considero que la inversión crecerá. Creo que allí tiene sentido, sobre todo por el hecho de que las compras de productos siguen realizándose mediante comercio electrónico y alguien o algo debe entregar los productos. 

Como siempre, el tratar de pegarle al adivino es un negocio riesgoso. Pero ya veremos. Que disfruten de un excelente miércoles.

Photo by Erik Mclean on Unsplash

Author

David Treviño

Chief Technology Officer at CITI Value in Real Time.

Comment (1)

  1. Alde Rivera
    8 julio, 2020 Responder

    Me parece que este articulo cuenta con mucha realidad respecto al tema de la movilidad de mercancías y su entrega, en varios países como Japón, Estados unidos y Emiratos árabes que ya cuentan con equipos tecnológicos que dar soporte a las fuerzas ro-boticas de entrega de mercancías, dígase (Drones, Robots, UGT)

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *