Actualizaciones, parches y el ciclo

Escribo estas líneas el día en que se celebra en nuestro país nuestra parchada constitución tal cual como sistema operativo moderno. No sé si tenga algo que ver, pero en seguridad de información debemos entender que el modelo “de andar parchando” parece que no funciona, pero bueno, ese es otro tema.

A otra cosa, lo que podemos detectar estos días en los medios es que la desconfianza en las grandes empresas de tecnología sigue creciendo y ya hasta los primeros empleados de Facebook y Google se unieron para combatir lo que ayudaron a construir.

La tecnología (en particular smartphones y redes sociales) se ha convertido en algo adictivo y el tema de la satisfacción instantánea que tanto le gusta a nuestra psique parece que hace una combinación perfecta. Ya hasta lo de moda entre los expertos de tecnología es no usar gadgets distractivos.

Todo un reto parece ser el hacer a un lado el uso frecuente de la tecnología, no sé si algún día pongan alguna advertencia en las condiciones de uso, pero al final del día, 2.5 mil millones de usuarios activos mensuales de Facebook indican que algo tiene de adictivo.

Soy de la idea que actualmente en las redes sociales nos enfrentamos a serios retos y francamente es mejor mantener una actitud de cautela, la información asimétrica es las redes es clara. Recordemos que, aunque parezca que somos racionales, la realidad puede ser otra.

Solo es cosa de darle una leída al libro Predictably Irrational, de Dan Ariely investigador en “behavioral economics”, y recordar esta frase del profesor “Even the most analytical thinkers are predictably irrational; the really smart ones acknowledge and Address their irrationalities”.

Tal vez los grupos en Facebook sea el futuro, sin embargo, con ellos lo que sucede es confirmar nuestros sesgos cognitivos, por otro lado, la falta tolerancia es un factor que incide negativamente. En fin, a cuidar lo que escribimos en las redes sociales y en Internet en general, ya que el contexto es importante y no siempre se tiene este claro. Además de que algunas empresas ya revisan lo que decimos en ellas.

Actualmente la sociedad está más informada, sin embargo, no significa que esté mejor informada. Y no le sigamos con el tema de Bitcoin, porque andamos como dijo Carstens una ‘combinación de una burbuja, un esquema Ponzi y un desastre energético’. Ya hasta lo racional suena irracional.

Existen ahora muchos contendientes en el campamento social, cada uno con una audiencia definida, sin embargo la polarización en ellas parece ser la tendencia.

Como dice Bruce Schneier en su libro Beyond Fear, aunque relacionado con el tema de la seguridad, “Moreover, each of these players also has his own agenda, often having nothing to do with security, and some amount of power in relation to the other players” y esas agendas no las conocemos.

Así que mejor a actuar bajo nuestros principios y de manera constructiva, en realidad lo necesitamos.

En días pasados ví una película de esas de Hollywood de desastres climatológicos, lo que me llamó la atención es que el especialista en robótica era de bandera mexicana (y protagonizado por un actor mexicano). Esto me recordó de nueva cuenta las oportunidades en esta área y que nuestro país, sin proponérselo, ha tomado. Esperemos seguir así. Ya me imagino lo que lograríamos si nos lo propusiéramos.

Y eso me recuerda otro tema, el de la inversión emprendedora y de capital de riesgo. Hace muchos años el principal inversionista en los negocios se llamaba cliente, es decir, el que pagaba por los productos o servicios que una empresa generaba. Y la oferta pública era la forma en que se financiaba a las empresas. Sin embargo, vinieron los Worldcom´s y Enron’s y como resultado Sarbanes Oxley y las cosas cambiaron, haciendo que ahora las empresas le piensen más para hacerse públicas. Nunca olviden el concepto de información asimétrica. Aunque algunos consideran que faltan startups en los EE.UU. y cómo el declive del dinamismo afecta los salarios.

Hoy en día me sorprende la cantidad de dinero que se mueve en el tema de la inversión de riesgo. Es claro que nuestro país está en desventaja ante lo que otras economías meten en los “startups”. Pero como dice un conocido, si el problema es de dinero, entonces no es problema. Problema cuando tienes el dinero y no existe el talento. Eso sí, como he visto en fechas recientes, el dinero también se mueve a donde están los startups.

Tengo sentimientos encontrados en este tema de la inversión de riesgo y capital emprendedor. Por una parte creo que el mercado debe de ser el que recompense a las empresas (de hecho existe la frase “las utilidades son la manera en la que el mercado recompensa a las empresas que entienden a sus clientes”), pero por otro las cosas que parece que valen la pena son a más largo plazo (no me refiero a negocios como Uber) y en el trayecto se necesita “cuidar el bebé feo”.  Aunque también se necesita saber cuándo pivotear.

En estos 20 años de analizar tendencias y escribir de lo que sucede en el mundo de la tecnología, he visto de todo, desde empresas de VC en Monterrey que hace 20 años no salieron adelante, hasta talento que no consigue inversión, así como ejemplos de cosas que tal vez no deberían haber recibido apoyos.

Tal vez todo tenga su tiempo y por otra, tal vez debamos ser selectivos para olvidar lo que sucedió o lo que ha sucedido. Aunque dicen que el “que no conoce la historia está destinado a repetirla”. Recordemos que ahora tenemos herramientas como los medios sociales que “magnifican” todo.

Y dado que llevo viendo tendencias por los pasados 20 años, creo que nos encaminamos a que la burbuja de tecnología se vuelva a reventar (ya pasó con Bitcoin). Los signos de la exuberancia en tecnología están presentes. Aparentemente la era del dinero fácil está llegando a su fin

Claro, nosotros como nación tenemos retos más apremiantes. Todo es cosa de ponerse a trabajar, aprender y tener un pensamiento de crecimiento, tanto personal, como social.

Que tengan un muy buen día.

Imagen de stocksnap.io

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *