Ayer el congreso norteamericano votó para dar marcha atrás a las medidas que protegen los datos de los clientes de ISP’s en los EE.UU. Esto significa, que de ser hecha ley por el presidente del país vecino, los ISP’s podrán comercializarlos.

Probablemente esto no suene a que nos afecta, ya que nuestros ISP’s son mexicanos, pero para los que usan Facebook esto no aplicaba ya que ellos comercializan con tu comportamiento digital todos los días, pero bueno, así somos felices.

En nuestro país, existe la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de Particulares y nuestras empresas de telecomunicaciones deben de cumplirla, salvo en lo que se refiere a temas de seguridad nacional y crimen en donde la autoridad competente puede solicitar esto las 24 horas, los 365 días del año (o 366, todo depende del año).

Ahora bien, la duda que me queda y que realicé una búsqueda al respecto (claro, no consulté con un abogado especialista ya que “toda consulta causa honorarios”), es qué existe de los datos sobre comportamiento digital de los individuos que vivimos en México y usamos servicios en México, no encontré casi nada al respecto en las regulaciones vigentes, es decir mientras no sean datos personales, no vi nada prohibido por la ley (el asunto siempre está en no poder identificar al individuo y discriminarlo).

Existe una práctica llamada pruebas A/B en dónde se recolecta información de las preferencias del usuario en la interacción con el sitio web, es una especie de experimento donde el comportamiento de los usuarios es el que decide, sin ellos saberlo, el diseño. Esto es una especie de análisis de comportamiento. Un experimento digital. Si me peguntan a mí esto podemos hacerlo sin necesidad de pedir permiso, siempre y cuando esté en los Términos del Servicio (cosa que pocos hacemos o leemos para el sitio de web o las apps).

En la era digital el tema de la experimentación digital en base a los datos e interacciones que los usuarios nos regalan al interactuar con nuestros servicios permite un montón de cosas para hacer los servicios más valiosos para ellos. Son herramientas que en muchas ocasiones no utilizamos o no explotamos de manera inteligente.

Siempre existirá un ejecutivo de alto nivel que sabe más que nadie (perdón que todos) y en su infinita sabiduría sabe perfectamente lo que el cliente necesita y eso es lo que se debe implementar, sin importar lo que digan otros (y entre más competo sea el sistema mejor). Sin embargo, esa era del ejecutivo que todo lo sabe ya pasó, vivimos en la era digital, en la era en donde el cliente sabe que quiere usar, aunque no sepa porqué o porqué lo quiere usar y lo sabe cuándo lo usa (es cierto podemos tener una idea, una hipótesis, pero no tenemos toda la foto), estamos ahora en el “sentir y responder”, no en el “dar órdenes y controlar”.

En fin, tenemos que cambiar el “chip” ya que las oportunidades en el mundo son muchas, aunque quieran construir muros, recordemos que a los “bits” les gusta moverse. Es cierto, nos faltan muchos conocimientos especializados, pero la buena noticia es que se pueden desarrollar, lo más triste es no ver que existe una oportunidad que nadie nos quita, solamente está en nosotros el tomarla.
Veo el día en que en México exista una empresa como la israelí Mobileye (la cual cuenta con aproximadamente 600 colaboradores y fue vendida en USD$15 mil millones a Intel gracias a la tecnología que han desarrollado).

Para ser una gran empresa no necesitas ser una empresa grande, sin embargo, como sociedad tenemos que dejar de valorar el construir edificios y ser inmobiliarias y debemos valorar al talento, sí es claro porqué muchos ven valor en inmuebles, es un juego suma cero y la tierra no se puede “crear”, ni multiplicar (de allí a mi juicio la razón de la mentalidad del presidente del vecino país del norte). En el talento en cambio se requiere de sensibilidad y esa en nuestro país no existe mucha y parece que la tendencia global es hacerla a un lado.

Al final del día, les guste a muchos o no, el verdadero valor no está en el que se dice ofrecerlo, sino en el que lo reconoce y normalmente es invisible para los ojos.

Que tengan un muy buen día.

P.D. Si tienen oportunidad y gustan de leer algo que no es de tecnología, les recomiendo este libro https://www.amazon.com/historia-Mexico-Juarez-Maximiliano-Spanish/dp/9681342666

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *